JONAS

Vivir versus sobrevivir. No callarse, saber decir no, saber decir sí, recuperar el valor de la palabra, decir lo que es no lo que conviene ser. Palabras: Gabinete de publicidad del ego, defensoras de poses idiotas. Quiero palabras menos putas, palabras desde el fondo que respondan a un sentimiento, al menos a una aparente verdad. Me quedo con la música: Idioma universal, paraíso de los idiotas, vacía de palabras hasta que el hombre las cure.

lunes, 9 de julio de 2007

HOSPITAL 2




Me dije que yo no me iría así de este mundo idiota. Mi muerte sería elegida. Yo decidiría cuando y como desaparecer. Pensé que necesitaba hacerlo en un entorno estéticamente adecuado, sin médicos vacunados contra el dolor, sin máquinas ni goteros ni agujas, sin enfermeras envueltas en un patético e hipócrita aire de familiaridad, sin ese olor repulsivo que envuelve todos los hospitales del mundo. Me rodearía de mi música favorita, de un buen vino, en un escenario amable y acogedor. Quizás eligiera una bonita casa en el campo, como aquella a la que fui con Tina poco antes de que nos separásemos. Recordé el olor a jazmín en el patio, a dama de noche, bajo un cielo estrellado, con el rumor del río acariciando mis oídos hastiados de mundo. Así sería mi muerte. Como un elefante malherido me retiraría discretamente para desaparecer sin estridencias, sin causar molestias innecesarias. Solo, voluntariamente solo, caminaría feliz hacia el fin de mi existencia en este mundo estúpido.

No hay comentarios: