JONAS

Vivir versus sobrevivir. No callarse, saber decir no, saber decir sí, recuperar el valor de la palabra, decir lo que es no lo que conviene ser. Palabras: Gabinete de publicidad del ego, defensoras de poses idiotas. Quiero palabras menos putas, palabras desde el fondo que respondan a un sentimiento, al menos a una aparente verdad. Me quedo con la música: Idioma universal, paraíso de los idiotas, vacía de palabras hasta que el hombre las cure.

lunes, 9 de julio de 2007

NEURÓTICO 1




Compré una mesa de un rojo agresivo y vivaz y una silla azul con pequeñas ruedas negras. Las instalé frente al ventanal de la pequeña sala, puse encima el ordenador, ordené libros, mis nuevos discos de Mozart, las carpetas con mis escritos. Cambié mil veces la disposición de los muebles. Primero hacía una composición, luego me alejaba, observaba de lejos el efecto. Me estorbaba algo, el pico de un pequeño arcón negro que sobresalía insolente, la inoportuna inclinación de una carpeta azul, la imperfecta alineación de los pequeños altavoces con el equipo hi-fi, el borde de una indisciplinada maceta que se escapaba de la línea que dibujaban las losas en el suelo de madera. Arreglaba el desorden, volvía a mirar, asentía o volvía a recomponer. Era un juego neurótico, un deseo de orden estricto, una forma de ordenar pensamientos utilizando aquella obsesiva geometría.

No hay comentarios: