JONAS

Vivir versus sobrevivir. No callarse, saber decir no, saber decir sí, recuperar el valor de la palabra, decir lo que es no lo que conviene ser. Palabras: Gabinete de publicidad del ego, defensoras de poses idiotas. Quiero palabras menos putas, palabras desde el fondo que respondan a un sentimiento, al menos a una aparente verdad. Me quedo con la música: Idioma universal, paraíso de los idiotas, vacía de palabras hasta que el hombre las cure.

lunes, 9 de julio de 2007

HOSPITAL 5




Dejo a mamá sentada, llorosa. Me escondo en un recoveco junto a un ventanal. Observo que amanece, aunque está prohibido enciendo un cigarrillo, el humo rasga mi esófago, entra en mis pulmones, alivia momentáneamente la tensión. Amanece en la capital de los cuartos oscuros. La Bahía me enseña sus aguas tranquilas. Los coches se apelotonan sobre el puente. Es el día de los Hospitales, la noche de la ansiedad, el amanecer de los resucitados, de los reclamados, en el último segundo, por el Dios que ama el dolor sobre todas las cosas, por el inhumano Dios que reparte sufrimiento y muerte entre los hombres. La bondad divina no existe, son solo seis letras, el número del diablo.

No hay comentarios: